Juan y María se casaron el 1 de Noviembre de 2014, un día lleno de sol en el que hacían 13 años juntos. Eligieron la Iglesia de Santa Marina en Córdoba por su sencillez. El vestido se lo diseñó ella misma, líneas muy sencillas rectas dándole un toque de vaporosidad con las mangas. Paloma Recio “El puentecillo” fue la encargada de elaborar el ramo con mezcla de flores silvestres y de jardín, tonos blancos con un pequeño toque de nude.

María siempre se quiso casar en el campo rodeada de flores silvestres, así que decidió llevarlo al centro de la ciudad en concreto al Real Círculo de la Amistad, un edificio clásico que llenó de ramas de olivo, paniculata y nardos para aromatizar el ambiente. Incluso se atrevió con poner un olivo en medio del patio del que colgaban unas tarjetas diseñadas por ella misma con las mesas de los invitados.

Los novios viven en Holanda, lo que dificultó los preparativos de la boda; sin embargo, la ilusión y planificación que llevaron a cabo (No perderos su página web...) fue espectacular. La participación desde el primer momento de tantos y tan buenos amigos, sin duda, favoreció el clima tan especial de esta celebración.